Una vuelta en momentos electorales

Estamos con ganas de retomar el boliche. Así que vamos a tratar de ir posteando algún dato interesante que podamos construir. En estos días electorales (y dado que hay mucha data al respecto... acá y acá) vamos a tratar de armar una serie de posts sobre el asunto. 

Uno de los temas que indefectiblemente van a empezar a aparecer (si es que no han comenzado ya) será el problema del cambio del voto kirchnerista (creo que hay un término para este fenómeno que utilizan los politólogos), es decir, tratar de identificar las características, los determiantes, etc., etc., etc. del cambio en el voto hacia el kirchnerismo. ¿Qué factores determinaron que una fuerza política que tenía un 54% de intención de voto haya alcanzado dos años después 32% (haciendo abstracción, obviamente, del hecho de que se trata de una elección de medio término)? Nos reservamos (por ahora) interpretaciones sobre este cambio. No obstante, nos gustaría marcar que en su peor momento (con su principal referente fuera de la escena por razones de salud, sin candidato para el 2015, sin la bonanza económica de otros momentos, etc.) el kirchnerismo continúa concentrando un 30-32% del electorado.

Antes de empezar a guitarrear, veamos un mapita (provisorio, así que no la bardeen innecesariamente...).  No son los mapas del amigo Andy, pero bueh, es lo que hay por estos lares. Tenemos en la imagen que sigue la tasa de variación en la cantidad de votos al kirchnerismo entre las elecciones presidenciales definitivas de 2011 y las elecciones de octubre (solamente los votos correspondientes a diputados). Las fuentes de datos son las bases electorales de acá.


En verde están los pocos departamentos en los que la tasas de variación es positiva. Es decir, en aquellos en los que el kirchnerismo aumentó el número de votos. Puede verse el rojo bastante dominante en el mapa. Sin embargo, hasta acá tenemos solamente una tasa de variación porcentual entre votos. Nada nos dice de la cantidad de personas (o los porcentajes) que habiendo votado al kirchnerismo en 2011, han decidido cambiar su voto. Esa es la pregunta del millón. Se trata de un típico problema de regresión/inferencia ecológica, técnica que trata de estimar los porcentajes internos de una tabla conociendo los marginales de la misma. Ese es exactamente nuestro problema: conocemos cuál es la proporción del electorado que votó al kirchnerismo y cuál es la proporción que no lo hizo en 2011 y en 2013 (marginales). Necesitamos saber qué proporción de las personas que lo votó en 2011, no lo hizo en 2013. Acá hay bastante información al respecto.

En eso estamos. Veremos que sale. Por hoy, como para empezar de a poco, dejamos acá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre la multicausalidad

Número efectivo de partidos en elecciones presidenciales 1983-2011

Trabajando con datos georreferenciados en R